audiometria.es.

audiometria.es.

¿Qué son los decibelios y cómo afectan nuestra audición?

¿Qué son los decibelios y cómo afectan nuestra audición?

Introducción

La audición es uno de los sentidos más importantes que poseemos como seres humanos. Nos permite percibir los sonidos del mundo que nos rodea, comunicarnos con los demás y estar alerta ante situaciones de peligro. Sin embargo, a menudo no somos conscientes de los riesgos que pueden poner en peligro nuestra salud auditiva. Uno de los factores que pueden afectar gravemente nuestra capacidad auditiva son los decibelios. En este artículo, exploraremos qué son los decibelios y cómo pueden afectar nuestra audición.

¿Qué son los decibelios?

El decibelio (dB) es una unidad de medida del nivel de sonido. Fue inventada en 1923 por el ingeniero eléctrico estadounidense Harvey Fletcher y el matemático estadounidense Wilden A. Munson, para poder medir la amplitud de las señales de audio en la radio.

El decibelio mide el nivel de intensidad de un sonido en relación con los otros sonidos que escuchamos. Es decir, no mide el sonido en términos absolutos, sino que compara el nivel de un sonido con el nivel de otro. Es una medida logarítmica, que significa que cada incremento de 3 dB representa un doble del nivel de sonido.

El umbral de audición humana se sitúa en torno a los 0 dB, mientras que el umbral del dolor comienza en torno a los 120 dB.

¿Cómo afectan los decibelios a nuestra audición?

Los sonidos fuertes pueden dañar las células sensoriales en nuestros oídos, lo que se llama pérdida auditiva inducida por el ruido (PAIR). Esta pérdida de audición puede ser temporal o permanente, y puede afectar a una o ambas orejas. La exposición prolongada a sonidos fuertes puede conducir a una pérdida de audición permanente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido que la exposición a niveles de ruido superiores a 85 dB durante un periodo prolongado puede provocar daño auditivo. Por lo tanto, es importante limitar la exposición a ruidos fuertes y usar protectores auditivos en situaciones donde no es posible reducir el nivel de ruido.

¿Qué actividades cotidianas pueden generar ruido dañino?

Hay muchas actividades cotidianas que pueden generar ruido dañino. Algunas de las más comunes son:

  • Escuchar música a través de auriculares con el volumen elevado
  • Asistir a conciertos, festivales y otros eventos musicales
  • Trabajar en lugares ruidosos, como fábricas, aeropuertos o construcciones
  • Conducir motocicletas o coches deportivos a altas velocidades
  • Utilizar herramientas eléctricas, como taladros o sierras mecánicas

Es importante limitar nuestra exposición a estos ruidos dañinos y usar protectores auditivos cuando no se puede evitar el ruido. También podemos ayudar a reducir el nivel de ruido en algunos casos, como reducir el volumen de la música o utilizar insonorización en espacios de trabajo ruidosos.

¿Qué síntomas pueden indicar que estamos sufriendo daño auditivo inducido por el ruido?

La pérdida auditiva inducida por el ruido puede tener diferentes síntomas. Algunos de los más comunes son:

  • Dificultad para escuchar sonidos agudos, como las consonantes de las palabras
  • Dificultad para entender a las personas en ambientes ruidosos
  • Acufenos o tinnitus, que son zumbidos o pitidos en los oídos
  • Sensación de oídos tapados
  • Mayor sensibilidad al ruido

Si experimentas alguno de estos síntomas, es importante acudir a un especialista en audiología para hacer una evaluación y recibir el tratamiento adecuado.

¿Cuáles son las mejores formas de proteger nuestra audición?

La protección auditiva es esencial para prevenir la pérdida auditiva inducida por el ruido. Algunas cosas que puedes hacer para proteger tu audición son:

  • Usar protectores auditivos cuando estés expuesto a ruidos fuertes
  • Reducir el volumen de la música
  • Alejarse de los altavoces en eventos musicales
  • Limitar la exposición a ruidos fuertes
  • Tomar descansos frecuentes en lugares ruidosos

Conclusión

Los decibelios son una unidad de medida importante para comprender cómo afecta el ruido a nuestra audición. La exposición prolongada a ruidos fuertes puede dañar nuestras células sensoriales y causar pérdida auditiva inducida por el ruido. Es importante proteger nuestra audición limitando nuestra exposición a ruidos dañinos y utilizando protectores auditivos en situaciones de riesgo. Si experimentas síntomas de pérdida auditiva, es importante acudir a un especialista en audiología para recibir el tratamiento adecuado.