audiometria.es.

audiometria.es.

¿Qué es la hipoacusia y cómo se trata?

¿Qué es la hipoacusia y cómo se trata?
La hipoacusia es una condición en la que una persona tiene una disminución parcial o total de la capacidad auditiva. Puede estar presente desde el nacimiento o desarrollarse con el tiempo debido a varios factores, entre ellos la edad, la exposición a ruidos fuertes, enfermedades y lesiones. En este artículo, vamos a explorar en profundidad la hipoacusia y las opciones de tratamiento disponibles.

Causas de la hipoacusia

La hipoacusia puede ser congénita o adquirida. Las causas congénitas incluyen infecciones durante el embarazo, anomalías estructurales del oído interno, factores genéticos y trastornos metabólicos. Las causas adquiridas incluyen exposición a ruido intenso, lesiones en la cabeza, infecciones del oído, medicamentos ototóxicos y enfermedades como la diabetes, la hipertensión y el hipotiroidismo.

Síntomas

Los síntomas de la hipoacusia varían según la gravedad y el tipo de pérdida auditiva. Puede incluir dificultad para entender las conversaciones, especialmente en ambientes ruidosos, necesidad de aumentar el volumen de la televisión o la radio, zumbidos en los oídos y dificultad para escuchar los sonidos de alta frecuencia, como las consonantes.

Tipos de hipoacusia

Existen dos tipos principales de hipoacusia: conductiva y neurosensorial. La hipoacusia conductiva se produce cuando el sonido no se transmite correctamente desde el oído externo al oído interno. La hipoacusia neurosensorial es causada por problemas en el oído interno o en el nervio auditivo.

Hipoacusia conductiva

La hipoacusia conductiva generalmente ocurre cuando hay una obstrucción en el canal auditivo externo o una disfunción en los huesos del oído medio. Esto puede ser causado por cera en el oído, otitis externa, otitis media, malformaciones congénitas o un traumatismo craneal.

Hipoacusia neurosensorial

La hipoacusia neurosensorial es causada por daño en las células ciliadas en el oído interno o en el nervio auditivo. Esto puede deberse a la exposición a ruido intenso, el envejecimiento natural, lesiones en la cabeza, infecciones del oído o ciertos medicamentos.

Diagnóstico

El primer paso en el diagnóstico de la hipoacusia es una evaluación auditiva completa, que incluye un examen físico del oído y pruebas de audición. Las pruebas de audición pueden incluir una audiometría, que mide la capacidad de una persona para escuchar sonidos a diferentes frecuencias y volúmenes.

Tratamiento

El tratamiento de la hipoacusia dependerá del tipo y la gravedad de la pérdida auditiva. En algunos casos, como en la hipoacusia conductiva, se puede tratar mediante la eliminación de la obstrucción o la corrección de una malformación. En otros casos, como en la hipoacusia neurosensorial, se pueden utilizar audífonos para amplificar los sonidos y mejorar la audición.

Audífonos

Los audífonos son los dispositivos más comunes para la corrección de la hipoacusia. Trabajan tomando el sonido del ambiente y amplificándolo antes de enviarlo al oído interno. Hay varios tipos de audífonos disponibles, desde dispositivos pequeños y discretos que se colocan detrás de la oreja hasta dispositivos más grandes que se colocan en el canal auditivo externo.

Cirugía

En algunos casos, la cirugía puede ser una opción para tratar la hipoacusia. La cirugía para la hipoacusia conductiva puede involucrar la eliminación de obstrucciones en el canal auditivo externo, la reparación de huesos en el oído medio o la realización de una timpanoplastia para reparar un tímpano perforado. La cirugía para la hipoacusia neurosensorial es menos común, pero puede ser útil en casos graves.

Implantes cocleares

Los implantes cocleares pueden ser una opción para tratar la hipoacusia profunda o la sordera. Funcionan reemplazando las células ciliadas dañadas en el oído interno con electrodos que estimulan directamente el nervio auditivo.

Prevención

La prevención de la hipoacusia puede ser difícil en algunos casos, como en los casos de hipoacusia congénita o adquirida por enfermedad o lesión. Sin embargo, hay medidas que pueden tomarse para prevenir la hipoacusia causada por la exposición a ruido fuerte, como llevar tapones para los oídos en ambientes ruidosos y evitar la exposición a ruidos fuertes durante largos períodos de tiempo.

Conclusión

La hipoacusia es una condición común que afecta a muchas personas de todas las edades. Puede ser causada por varios factores y puede presentarse en diferentes grados de severidad. Afortunadamente, hay opciones de tratamiento disponibles que pueden ayudar a mejorar la audición y mejorar la calidad de vida de las personas que padecen hipoacusia. Es importante buscar atención médica si se sospecha de una pérdida auditiva y seguir las recomendaciones del médico para prevenir y tratar la hipoacusia.