audiometria.es.

audiometria.es.

¿Qué enfermedades pueden afectar la audición y cómo se detectan mediante la audiometría?

¿Qué enfermedades pueden afectar la audición y cómo se detectan mediante la audiometría?

¿Qué enfermedades pueden afectar la audición y cómo se detectan mediante la audiometría?

La audición es uno de los sentidos más importantes que tenemos los seres humanos, nos permite comunicarnos con los demás y conocer nuestro entorno. Sin embargo, esta capacidad puede verse afectada por diversas enfermedades que afectan los oídos y el sistema auditivo en general. En esta ocasión hablaremos sobre estas enfermedades y cómo se detectan mediante la audiometría, una prueba que nos permite medir la capacidad auditiva de una persona.

Enfermedades que afectan la audición

Existen diversas enfermedades que pueden afectar la audición de una persona, algunas de las más comunes son:

  • La otitis media: es una inflamación del oído medio, causada en la mayoría de los casos por una infección bacteriana o viral. Esta enfermedad es más común en los niños y puede causar dolor de oído, fiebre y pérdida de audición temporal o permanente.
  • La otosclerosis: es una enfermedad genética que afecta el hueso del oído medio, impidiendo que el sonido se transmita adecuadamente hacia el oído interno. Esta enfermedad puede causar pérdida de audición progresiva y puede ser hereditaria.
  • El tinnitus: es una sensación de zumbido o pitido en los oídos sin que exista un estímulo externo que lo produzca. Esta enfermedad puede ser causada por una exposición prolongada a ruidos muy fuertes, traumas o lesiones en los oídos, infecciones, consumo de ciertos medicamentos, entre otras causas.
  • La presbiacusia: es la pérdida de audición relacionada con la edad, afecta principalmente a personas mayores de 60 años y se debe al desgaste natural de las células auditivas. Esta enfermedad afecta principalmente a la capacidad para escuchar sonidos de alta frecuencia.

La audiometría

La audiometría es una prueba que se utiliza para medir la capacidad auditiva de una persona, se lleva a cabo en un ambiente controlado, sin ruidos ni distracciones que puedan interferir en el resultado. Durante la prueba, el especialista utiliza unos audífonos que emiten diferentes tonos y volúmenes, mientras la persona se encuentra en una cabina insonorizada. El paciente debe indicar cuándo escucha el sonido, aunque sea muy suave o lejano.

Existen diferentes tipos de audiometrías, pero las más comunes son:

  • Audiometría tonal: es la prueba principal y más común para medir la capacidad auditiva de una persona. En ella se evalúa la habilidad para escuchar diferentes tonos de sonido, desde los más agudos hasta los más graves.
  • Audiometría vocal: se utiliza para evaluar la capacidad de comprensión del habla en diferentes contextos y niveles de ruido.
  • Audiometría impedanciométrica: se utiliza para evaluar el funcionamiento del oído medio y detectar problemas como la otitis media.

La audiometría es una prueba sencilla, no invasiva y muy útil para detectar problemas auditivos. Si se detecta una pérdida de audición, se puede iniciar un tratamiento adecuado para evitar que la enfermedad avance y cause mayores daños. Además, es importante practicar hábitos saludables para prevenir daños en los oídos, como utilizar tapones para los oídos en ambientes ruidosos, no utilizar hisopos para limpiar los oídos, y evitar la exposición prolongada a ruidos muy fuertes.

Conclusiones

En conclusión, existen diversas enfermedades que pueden afectar la audición de una persona, y es importante detectarlas a tiempo para iniciar un tratamiento adecuado y evitar que la enfermedad avance. La audiometría es una prueba sencilla y eficiente para detectar problemas auditivos, y es importante practicar hábitos saludables para prevenir daños en los oídos y conservar la capacidad auditiva a lo largo de toda la vida.