Protege tu audición mientras haces deporte

¿Sabías que hacer deporte puede perjudicar tu audición?

El ejercicio físico es una práctica que mejorará nuestra salud cardiovascular, aumentará nuestro rendimiento físico, fortalecerá nuestros músculos y nos permitirá una mayor resistencia a la fatiga y a las enfermedades.

Sin embargo, no hay que olvidar que el oído es un órgano delicado que puede sufrir mucho en determinadas situaciones, y el deporte puede ser una de ellas.

Los riesgos del deporte en el oído

Algunos deportes pueden causar daños en el sistema auditivo, especialmente cuando se practican al aire libre y en espacios abiertos.

El principal riesgo para nuestra audición lo encontramos en los deportes con niveles altos de ruido, como el tiro con arco, el tiro al plato o el motociclismo. Estos deportes pueden generar niveles de sonido entre 120 y 140 decibelios, lo que puede causar dolor y dañar el oído de manera permanente.

Otro peligro asociado con el deporte es el uso de auriculares mientras se practica. Muchas personas creen que utilizar un dispositivo para escuchar música mientras hacen deporte no es perjudicial, pero esto no es cierto. Los auriculares pueden aumentar el nivel de ruido en nuestros oídos y aumentar el riesgo de sufrir daños en nuestra audición.

Consejos para cuidar nuestros oídos mientras hacemos deporte

Para proteger nuestra audición mientras hacemos deporte, es importante seguir algunos consejos que nos ayudarán a cuidar de nuestros oídos y prevenir posibles daños.

  • Revisa los niveles de ruido: Si practicas algún deporte que genere niveles de ruido altos, es importante que revises la cantidad de decibelios y que utilices protección auditiva para evitar daños en tu oído.
  • No utilices auriculares: No es recomendable utilizar auriculares para escuchar música mientras se hace deporte. Si necesitas música para motivarte, utiliza altavoces al aire libre o coloca una radio cercana a tu zona de entrenamiento.
  • Protección solar: El sol puede provocar quemaduras en los oídos, que son muy dolorosas. Utiliza protección solar y sombrero o gorro para evitar quemaduras en los oídos.
  • Mantén tus oídos secos: Si bien la producción excesiva de cerumen no es algo que deba preocuparte, la humedad sí. Después de practicar deporte, presta especial atención a tus oídos y sécalos adecuadamente.
  • Evita deportes con niveles altos de ruido: Si tienes la opción, es mejor evitar la práctica de deportes con niveles altos de ruido. En caso de no poder evitarlos, utiliza protección auditiva para prevenir posibles daños.

Conclusión

La salud auditiva es una parte fundamental de nuestra salud general, y no se debe descuidar mientras se practica deporte. Es importante seguir los consejos que hemos visto para proteger nuestra audición y asegurarnos de que no sufrimos ningún daño por practicar deporte. La prevención es la mejor herramienta para combatir posibles daños en los oídos, así que es recomendable tenerlos siempre en cuenta en nuestras actividades físicas.