audiometria.es.

audiometria.es.

¿Cómo afectan los audífonos a nuestra audición?

¿Cómo afectan los audífonos a nuestra audición?

Introducción

Los audífonos son dispositivos muy comunes en la actualidad, especialmente en la era digital en la que vivimos. Permiten escuchar música, ver películas y series, hacer llamadas telefónicas y videoconferencias, entre otras actividades. Sin embargo, su uso excesivo o inadecuado puede tener consecuencias negativas para nuestra audición. En este artículo, vamos a explorar cómo afectan los audífonos a nuestra audición y cómo podemos prevenir daños en nuestro sistema auditivo.

Funcionamiento del oído

Antes de analizar cómo afectan los audífonos a nuestra audición, es importante entender cómo funciona nuestro sistema auditivo. El oído se divide en tres partes: el oído externo, que está formado por el pabellón auditivo y el conducto auditivo externo; el oído medio, que consta de tres huesecillos (martillo, yunque y estribo) y la membrana timpánica; y el oído interno, que contiene el órgano de Corti, que es la parte responsable de la audición. Cuando el sonido llega al oído, el pabellón auditivo lo recibe y lo canaliza hacia el conducto auditivo externo, donde se encuentra la membrana timpánica. Esta membrana vibra con las ondas sonoras y transmite esas vibraciones a los huesecillos del oído medio. Los huesecillos amplifican esas vibraciones y las envían al oído interno a través de la ventana oval. El órgano de Corti, que se encuentra en el oído interno, convierte esas vibraciones en impulsos eléctricos que son enviados al cerebro a través del nervio coclear. Es en el cerebro donde esos impulsos son interpretados como sonidos.

Cómo afectan los audífonos a nuestra audición

Cuando usamos audífonos, los sonidos son emitidos directamente en el conducto auditivo externo. Dependiendo del tipo de audífono, esos sonidos pueden ser muy fuertes y pueden dañar nuestras células ciliadas, que son las células responsables de enviar las señales al cerebro a través del nervio coclear. Si estas células se dañan, no pueden regenerarse, lo que significa que la pérdida de audición es permanente. El ruido es una de las principales causas de daño en nuestro sistema auditivo. El ruido fuerte puede dañar las células ciliadas e incluso puede llegar a destruir las células nerviosas del oído interno. Los audífonos que se usan para escuchar música o ver películas pueden emitir sonidos a un volumen muy alto, especialmente si se usan en entornos ruidosos donde necesitamos ahogar el sonido ambiental. Si usamos audífonos por largos períodos de tiempo, el riesgo de daño en nuestra audición aumenta significativamente.

Cómo prevenir daños en nuestra audición

La buena noticia es que hay medidas que podemos tomar para evitar daños en nuestra audición. La primera es reducir el volumen de los audífonos. La mayoría de los audífonos tienen un límite de volumen que podemos establecer para evitar que sonidos muy fuertes lleguen a nuestras células ciliadas. Es importante utilizar esta limitación y establecer un volumen seguro. Otra medida que podemos tomar es usar audífonos con cancelación de ruido. Este tipo de audífonos nos permite escuchar el sonido sin necesidad de aumentar el volumen, ya que eliminan el sonido ambiental. Así, podemos escuchar nuestra música o películas favoritas sin dañar nuestra audición. También es importante tomar descansos periódicos cuando usamos audífonos. Si usamos audífonos por largos períodos de tiempo, nuestras células ciliadas pueden sufrir un estrés excesivo. Tomar descansos de 15 minutos cada hora puede ser suficiente para prevenir daños en nuestra audición.

Conclusión

Los audífonos son herramientas muy útiles en nuestro día a día, pero debemos usarlos con precaución. El uso excesivo o inadecuado de los audífonos puede tener consecuencias negativas para nuestra audición. Es importante que establezcamos límites de volumen, usemos audífonos con cancelación de ruido y tomemos descansos periódicos para prevenir daños en nuestras células ciliadas y en nuestra audición en general. El cuidado de nuestra salud auditiva es fundamental para mantener una buena calidad de vida.