audiometria.es.

audiometria.es.

Tinnitus objetivo: ¿Una forma menos común de zumbido en los oídos?

Tinnitus objetivo: ¿Una forma menos común de zumbido en los oídos?

Introducción

Uno de los problemas de salud auditiva más comunes es el tinnitus, que se caracteriza por la percepción de un zumbido en el oído que no proviene de una fuente externa. Sin embargo, lo que mucha gente no sabe es que existen dos tipos de tinnitus: el subjetivo y el objetivo. Mientras que el primero es más común, el segundo es menos frecuente pero puede ser una señal de un problema más grave. En este artículo, nos centraremos en el tinnitus objetivo y su relación con la salud auditiva.

¿Qué es el tinnitus objetivo?

El tinnitus objetivo es el tipo de zumbido en el oído que puede ser percibido tanto por el paciente como por el médico durante un examen físico. Esto se debe a que el sonido proviene de una fuente interna, como por ejemplo la contracción de los músculos de los oídos, la vibración del hueso o la presencia de un objeto extraño en el canal auditivo. A diferencia del tinnitus subjetivo, el objetivo no está relacionado con una alteración en la percepción del sonido en el cerebro, sino que tiene una causa mecánica.

Causas del tinnitus objetivo

El tinnitus objetivo puede ser causado por una variedad de factores, incluyendo la presencia de un cuerpo extraño en el canal auditivo, infecciones del oído medio, colesteatoma (un crecimiento benigno en el oído medio), otosclerosis (una enfermedad que afecta al hueso del oído medio), entre otros. También puede ser producido por ciertos medicamentos, como los antibióticos. En algunos casos, el tinnitus objetivo puede ser una señal de un problema de salud más grave, como un tumor en el oído. Por esta razón, es importante buscar atención médica si se experimenta este tipo de zumbido en el oído.

Síntomas del tinnitus objetivo

A diferencia del tinnitus subjetivo, el tinnitus objetivo puede ser detectado durante un examen físico. El médico puede escuchar el zumbido en el oído del paciente utilizando un estetoscopio o incluso con el oído desnudo en casos de tinnitus más fuertes. Además, el tinnitus objetivo puede ser más constante y uniforme que el subjetivo, lo que significa que el paciente puede no experimentar cambios en la intensidad o la frecuencia del sonido.

Diagnóstico del tinnitus objetivo

El diagnóstico del tinnitus objetivo comienza con una evaluación médica completa que incluye un examen físico del oído. El médico puede utilizar una variedad de pruebas auditivas para determinar la causa del zumbido, como una audiometría, que mide la capacidad del paciente para detectar diferentes frecuencias de sonido. En algunos casos, se pueden necesitar pruebas de imagen, como tomografías computarizadas o resonancias magnéticas, para detectar la presencia de tumores u otros problemas estructurales en el oído.

Tratamiento del tinnitus objetivo

El tratamiento del tinnitus objetivo depende de la causa subyacente del problema. Si el tinnitus es causado por la presencia de un cuerpo extraño en el canal auditivo, se puede extraer quirúrgicamente. Si el tinnitus se debe a una infección del oído medio, se puede tratar con antibióticos. En casos de otosclerosis, se puede realizar una cirugía para reemplazar el hueso afectado. En algunos casos, no es posible eliminar la causa del tinnitus objetivo, pero existen opciones de tratamiento para reducir el impacto del zumbido en la calidad de vida del paciente. Por ejemplo, los audífonos pueden mejorar la audición y reducir el tinnitus. Los dispositivos de enmascaramiento, que emiten sonidos neutros o agradables, también pueden ayudar a distraer al paciente de la percepción del zumbido.

Conclusión

El tinnitus objetivo es una forma menos común de zumbido en el oído que puede ser una señal de un problema más grave de salud. Es importante buscar atención médica si se experimenta este tipo de zumbido para determinar la causa subyacente y recibir el tratamiento adecuado. Si no se puede eliminar la causa del tinnitus objetivo, existen opciones de tratamiento que pueden reducir el impacto del zumbido en la calidad de vida del paciente.